Economic GPS

Informe económico mensual realizado por el área de Economía de PwC Argentina.

Tracking

La economía real del primer cuatrimestre

Durante los primeros cuatro meses del año, las variables monetarias y financieras parecerían haber encontrado un sendero de convergencia hacia la estabilización, con inflación decreciente, tipos de cambio financiero relativamente estables con una brecha acotada con el oficial. Por otro lado, este mes se difundieron los datos de la economía real, que permiten una primera evaluación de cuál ha sido, hasta ahora, el costo de la estabilización y hacia donde podría derivar.

Descargar EGPS

Industry Roadmap

Transformación empresarial para negocios más diversos e inclusivos

Nos encontramos en un mundo cambiante, donde la Inteligencia Artificial y las cinco “megatendencias” (cambio climático, disrupción tecnológica, cambios demográficos, mundo fracturado e inestabilidad social) están reconfigurando la forma en la que las empresas gestionan sus talentos.

Descargar EGPS

Customs & FX

Programa “Operador Económico Autorizado” (OEA) a cinco años de su implementación en Argentina

Contar con la certificación OEA garantiza que la organización es capaz de entregar un producto/servicio más competitivo, reportándole beneficios en materia de imagen y posicionamiento de sus marcas.  El programa OEA está presente en 91 países, con cerca de 70 mil empresas certificadas en el mundo.  

Descargar EGPS

Panorama federal

Salta

Salta integra la Región Noroeste de Argentina y entre sus principales actividades económicas se destacan la agricultura, la minería y el turismo. La producción de hidrocarburos, de azúcar y de tabaco forman parte la economía de la provincia.

Descargar EGPS

Economista Jefe de PwC Argentina
José María Segura

Economista Jefe de PwC Argentina

Editorial

¿Se aceleran los plazos?

Al asumir el nuevo gobierno, no encontró las condiciones necesarias para salir del cepo cambiario e implementar la política monetaria que postulaba durante la campaña. 

Sin embargo, no menos cierto es que al terminar el quinto mes del año, podría decirse que el gobierno no solo ha tenido éxito en evitar una aceleración de la espiral cambiaria/inflacionaria, sino que la dinámica de los precios ha comenzado a desacelerar más rápidamente que lo que el mercado preveía. 

Y si bien podría decirse que se ha avanzado significativamente en establecer las condiciones necesarias para un programa monetario y cambiario de más largo plazo, el gobierno viene demorando esa decisión. No obstante, cabe señalar que esta espera no resulta inocua en dos sentidos. 

Por un lado -como ya lo hemos señalado anteriormente en esta publicación-, porque difícilmente el consumo -vía monetización de la economía- y la inversión -por la necesidad de previsibilidad- motoricen de manera vigorosa la actividad económica sin despejar esta variable. 

Demorar esta decisión más allá de lo razonable no solo podría poner en riesgo el programa económico; tanto por la afectación en la recaudación tributaria -mayor recesión impacta directamente en los ingresos del Tesoro- necesaria para sostener el equilibrio fiscal (máxime si se considera que tributos como el impuesto PAIS tienen un horizonte finito) como por la tolerancia social.

Sino que, por otra parte, la dinámica monetaria que generó la política de carry trade implementada pareciera estar encontrando algunos límites. Para que el esquema funcione debe haber credibilidad en que la regla cambiaria pueda ser sostenida, puesto que en caso contrario genera incertidumbre respecto del rendimiento en moneda dura y con ello la tasa en pesos requerida aumenta. En este sentido, la última disminución de la tasa de interés en pesos por parte del BCRA parecería haber implicado un límite más allá del cual no compensaría el riesgo de mantenerse en pesos para los inversores. Es así como la tendencia a la baja en la cotización de los dólares financieros se revirtió. Si a ello se suma que nos acercamos al final del segundo trimestre, donde disminuye la estacionalidad de las exportaciones, y el BCRA podría dejar de acumular reservas por el canal comercial, y la tasa de inflación que, aunque a la baja, aún está lejos de la tasa de crawling mensual, puede inferirse que las expectativas de mercado en cuanto a la capacidad de la entidad monetaria de sostener la tasa actual de crawling podrían estar cambiando.

La pregunta sería entonces ¿cuáles son las condiciones para salir del cepo e implementar un programa monetario sostenible en el largo plazo? 

De manera genérica podría decirse que son dos: una de flujos y otra de stocks. 

Con relación a la primera, la condición es que la política monetaria pueda operar sin más restricciones que la propia definición de política monetaria. Sin dominancia fiscal -es decir, sin necesidad de tener que financiar el déficit del Tesoro- las dos grandes fuentes de emisión son 1) el pago de intereses por pasivos remunerados y 2) la emisión para compra de reservas. Pero como el Banco Central no posee instrumentos que no resulten en posterior emisión endógena (porque la esterilización a partir de pasivos remunerados resulta en mayor emisión endógena) es el Tesoro quien debe “esterilizar” estas fuentes de emisión. Las dos herramientas de las que dispone la Tesorería son: A) el superávit financiero y B) captación excedente por sobre el rollover de la deuda, que permita la transferencia de pasivos remunerados de la hoja de balance del Banco Central a la Tesorería (con el consecuente mayor costo financiero y necesidad de mayores ingresos para sostener positivo el punto A anterior).

Si los términos 1 y 2 por el lado de la emisión igualan a los términos A y B por el lado de la absorción, se puede decir que el flujo se encuentra equilibrado, y el BCRA podría definir la regla monetaria que considere adecuada de acuerdo con la política que se establezca (e.g. dejar los pasivos nominalmente fijos, patrón de demanda de dinero, política de inflation targeting, etc.).

Sin embargo, también es necesaria una condición de equilibrio para los stocks. Sabido es que, si un agente económico quiere fijar el precio de mercado debe tener capacidad de vaciarlo, es decir, ofrecer la cantidad demanda a dicho precio. En ese sentido, excepto que se plantee una política de libre flotación -alternativa que entendemos está descartada-, los pasivos del BCRA deberían guardar una razonable relación con los activos (de un modo más restrictivo, con las reservas), ya que esta relación es la que dará sustentabilidad -o no- al tipo de cambio -si es fijo- o la regla cambiaria -si se trata de una flotación administrada- que se fije. Es decir, es a partir de dicha relación que se generarán las expectativas respecto de si el BCRA tiene la capacidad o no de sostener el tipo de cambio frente a una caída inicial -a la salida del cepo- en la demanda de dinero.

Ahora bien, si lo que se plantea es un modelo de dolarización endógena por fijación de la cantidad nominal de pesos, probablemente el ratio actual implique ciertos riesgos. Pero la pregunta es ¿mejorará este ratio si se mantiene el esquema monetario y cambiario actual? Por lo mencionado anteriormente parecería que no; no al menos sin un mayor superávit fiscal y costo en términos de actividad.

La pregunta final es entonces ¿estará el gobierno dispuesto a establecer un esquema monetario diferente a uno que desemboque en la dolarización? ¿o correrá el riesgo de implementarlo en las condiciones actuales? Sea cual sea la respuesta, parecería ser que los plazos para una nueva etapa en la política monetaria se han acelerado.

Contactanos

José María Segura

Socio, PwC Argentina

Tel: (54 11) 4850-4651

Claus Noceti

Director - Comercio Internacional y Aduanas, PwC Argentina

Tel: (54 11) 4850-6713

Paula Lima

Gerente de Servicios de Economía, PwC Argentina

Tel: (54 11) 4850-6713

Seguinos y viví la experiencia PwC en las redes sociales

Campos requeridos(*)

Nombre

Apellido

Email

Comentarios

Al enviar su dirección de e-mail, usted reconoce haber leído la declaración de privacidad de este sitio y da el consentimiento para que procesemos los datos de conformidad con la declaración de privacidad en las que se incluyen las transferencias internacionales. Si cambia de opinión en cualquier momento, por favor envíe un e-mail a privacy@pwc.com

Ocultar