Skip to content Skip to footer
Buscar

Loading Results

Inclusión Financiera

Zooming

En el año 2006, Muhammad Yunus recibió el Premio Nobel de la Paz por sus avances en el área que luego se daría a llamar inclusión financiera. Su tarea consistió en asistir con microcréditos a la base de la pirámide en India a través del Grameen Bank, banco creado en 1976. A partir de Muhammad, se generó una revolución social global. 

La inclusión financiera, de acuerdo al Banco Mundial, significa, para personas físicas y empresas, tener acceso a productos financieros útiles y asequibles que satisfagan sus necesidades —transacciones, pagos, ahorros, crédito y seguro— prestados de manera responsable y sostenible, siendo de esta forma la inclusión clave para reducir la pobreza e impulsar la prosperidad. Aquellos segmentos más vulnerables suelen ser las pequeñas y medianas empresas (PyMEs), hogares en áreas rurales, individuos empleados en el sector informal o aquellos retirados y, según la región evaluada, podemos añadir a las mujeres. 

A lo largo de los últimos años, la inclusión financiera se ha convertido en una prioridad para organismos internacionales como el Banco Mundial y el G20, los cuales han incorporado en su agenda reformas y compromisos para mejorar el acceso y uso de los servicios financieros por parte de la población. En la Cumbre de Pittsburgh en septiembre de 2009, los líderes del G20 se comprometieron a mejorar el acceso a los servicios financieros para las personas de bajos recursos, mediante el apoyo a la expansión segura y sólida de nuevas formas de prestación de servicios financieros capaces de llegar a los pobres. Hacia 2010, en la Cumbre de Corea se solicitó la creación de la Asociación Mundial para la Inclusión Financiera (GPFI) como el organismo ejecutor de los compromisos del G20 en esta materia; realizando en la Cumbre de Cannes, celebrada en 2011, un reporte relativo a ampliar y especificar recomendaciones en materia de inclusión financiera. 

Conforme informa el Banco Mundial, cerca de 1.700 millones de adultos permanecen sin bancarizarse. Dado que la titularidad de cuentas es casi universal en economías desarrolladas, la gran mayoría de esta población se sitúa en economías en desarrollo. El gráfico 1 expone los números elaborados por el organismo con datos de Global Findex1:

1Demirgüc – Kunt, Asli, Leora Klapper, Dorothe Singer, Saniya Ansar y Jake Hess. 2018 La base de Datos Global Findex 2017: Medición de la inclusión financiera y la revolución de la tecnología financiera. Cuadernillo de reseña. Washington, DC: Banco Mundial.

Adultos sin cuenta 2017

Adultos sin cuenta en 2017

En aquellas economías menos desarrolladas con baja bancarización, se presenta una gran oportunidad de generar inclusión a través del dinero móvil. Un claro ejemplo de éxito en este rubro fue el caso de Kenia. Allí se facilitaron las transferencias de dinero entre personas a través del uso de telefonía celular. Los clientes pueden utilizar sus celulares para transferir dinero, chequear su saldo, pagar facturas, solicitar crédito telefónico y transferir dicho crédito. Actualmente, casi el 50% del PIB de Kenia es procesado por este medio de pago, el 93% de la población tiene acceso a pagos móviles y cuentan con 120.000 agentes cuya función es convertir dinero físico en móvil y viceversa2

2Designing Mobile Money Services - Lessons from M-PESA. Ignacio Mas and Olga Morawczynski. Primavera-2009. N-Magazine España. M-PESA: Cómo Kenia ha revolucionado los pagos móviles. Haizea De Pedro. 30 de abril 2018. 

Las Fintech juegan un papel muy importante y son las grandes protagonistas desde el sector privado para generar inclusión. El Banco Interamericano de Desarrollo, en conjunto con Finnovista informaba que la irrupción de las Fintech en conjunto con la reconfiguración de la industria de servicios financieros contribuirá a reducir la brecha de financiamiento que afecta a los sectores productivos de la región, en especial a las PyMES en América Latina. Adicionalmente, la aparición de plataformas e intermediarios en línea reducirán costos de transacción permitiendo crear lo que llaman círculo virtuoso para expandir el acceso al financiamiento PyME y reducir su informalidad3

3 Fintech – Innovaciones que no sabías que eran de América Latina y el Caribe. Banco Interamericano de Desarrollo y Finnovista. 2017.

La inclusión financiera no posee fronteras culturales ni geográficas para generar impactos significativos hacia un mundo más conectado con igualdad de oportunidades. En este contexto cabe la pregunta sobre donde se ubica hoy Argentina en esta materia. 

Para evaluar la situación del mercado local, se consideró información difundida por el Banco Central así como indicadores propuestos por el G204 y otros organismos internacionales.

4G20 Financial Inclusion Indicators – Global Partnership for Financial Inclusion & G20. 2016, China.

Los indicadores evaluados pueden segmentarse en indicadores de uso y acceso a servicios financieros. Entre los primeros encontramos el número de cajas de ahorro cada 1.000 adultos5; mientras que para la evaluación del acceso se consideró la concentración de puntos físicos de servicios (cantidad de sucursales y cajeros automáticos cada 1.000 adultos6), y el número de tarjetas de débito y el número de tarjetas de crédito titulares cada 1.000 adultos. Finalmente, medimos la digitalización de los servicios financieros a través de la cantidad de transacciones non-cash.7 

5Se considera adulto a aquella persona mayor a 15 años de edad. Se utilizó información difundida por el BCRA sobre Tramos de Depósitos: cantidad de cuentas de depósitos en cajas de ahorro en pesos de personas físicas residiendo en el país.

6Se utilizó la cantidad de unidades de servicio (excepto cajeros) publicado por el BCRA. Con respecto a los cajeros se tomó la cantidad de cajeros automáticos, terminales de autoservicio y otros dispositivos automáticos publicados también por el Banco Central.

7Para construir dicho indicador se utilizó el Volumen de Transacciones e Instrumentos de Pago a través del Mercado Electrónico de Pagos, realizando transferencias inmediatas de personas físicas (incluye cajeros automáticos, Home Banking y Banca Móvil).

Uno de los principales impulsores de la inclusión financiera actualmente en Argentina es el Banco Central. Entre sus funciones y facultades, se encuentra la regulación de los sistemas de pagos, orientar el crédito y proveer la protección de los derechos de los usuarios de servicios financieros8

8Ley 24.144, Carta Orgánica del B.C.R.A.- Artículo 4°.

Con el objeto de contar con un punto de partida, el Banco Central de la República Argentina, en colaboración con la CAF —Banco de Desarrollo de América Latina—, llevaron adelante una encuesta de medición de las capacidades financieras de la población, con el objetivo de contar con un diagnóstico de los conocimientos, habilidades, actitudes y comportamientos de los individuos con relación a los temas financieros.

Entre los resultados se destaca el bajo nivel de ahorro de la población (solo el 29% ahorró en 2017) y la precariedad del medio utilizado para resguardarlo (el 58% ahorró en alcancía o bajo el colchón mientras que el 37% lo hizo en la caja de ahorros o cuenta corriente). 

De manera de evaluar el uso de los servicios por parte de los individuos se consideró la cantidad de cajas de ahorro cada mil adultos, observándose un incremento de casi el doble desde 2010 al 2017. Si bien el mayor crecimiento interanual se dio en 2012 (16,73%), a partir de 2015 se experimentó un crecimiento sostenido de mayor porte. Ello podría deberse a ciertas medidas implementadas por el BCRA en su gestión 2015-2016. Entre las que es posible mencionar la gratuidad y flexibilización de requisitos en la apertura de cajas de ahorro y la ampliación en las prestaciones admitidas para las cajas de ahorro originadas para el pago de asistencias o programas de ayuda social.  

Con respecto al acceso, la cantidad de sucursales en el período 2010 al 2017 mostró un ascenso hasta 2012 y experimentó una caída a partir de 2013. Pese a que podría ser un indicador de desaceleración en la inclusión al sistema bancario formal, al combinarlo con el indicador de cantidad de cajeros automáticos cada 1.000 adultos (gráfico 4) se observa un aumento en la penetración de los cajeros automáticos en la población argentina, con una quintuplicación de los mismos entre 2010 y 2017. Alineando ambos indicadores, podría evidenciarse una tendencia hacia el autoservicio, el cual separa la función de la sucursal bancaria de asistencia a los usuarios, brindándole la posibilidad a los mismos de autogestionar sus propios trámites.

A lo largo de los últimos años el país experimentó un crecimiento en la cantidad de titulares de tarjetas de débito y crédito, signo positivo en materia de inclusión financiera. Dicho avance fue incentivado por distintas medidas originarias en distintos organismos. Por ejemplo, la Subsecretaría de Comercio Interior del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, con medidas como Ahora12, brindando cuotas fijas “sin interés”, alentó el uso de tarjetas de crédito, mientras que la regulación de la AFIP, RG N° 3.997-E, en la cual obligó a los contribuyentes prestatarios de servicios de venta a aceptar como medios de pago las transferencias instrumentadas mediante tarjetas de débito, aumentó las transacciones por este medio. Finalmente, se destaca el apoyo del Banco Central al habilitar el uso de la Plataforma de Pagos Móviles (PPM) para realizar pagos con teléfonos celulares con débito y crédito en línea.

La digitalización de los servicios financieros incluso en países de distintos niveles de desarrollo, como Dinamarca o India, conlleva consigo la eliminación del dinero en efectivo, ya sea debido a utilización como principal medio de pago a las tarjetas de débito/crédito y el creciente uso de las plataformas de pagos móviles en el caso de Dinamarca, o para combatir la economía informal como fue el caso de India, donde se eliminaron los dos billetes de mayor denominación. Si bien Argentina se encuentra lejos de avanzar en este aspecto, el indicador de uso de servicios financieros non-cash9, permite estimar el crecimiento de las transacciones sin necesidad del uso de efectivo, lo cual se traduce en reducción los costos, aumento de seguridad y transparencia en las transacciones. 

9Se corresponden a volumen de transacciones MEP (Mercado Electrónico de Pagos) correspondiente a personas físicas a través de Cajeros Automáticos, Home Banking y Banca Móvil.

De este indicador se desprende un crecimiento sostenido en la cantidad de transacciones non-cash. Desde 2011 a 2017 se incrementaron en 574%, lo cual se vio potenciado por el crecimiento de las Fintech, la introducción de pagos digitales y ciertas medidas impulsadas por el BCRA entre las cuales podemos mencionar la facilitación de realizar transferencias a partir de un ALIAS asociado al CBU y la incorporación de la Plataforma de Pagos Móviles a la regulación.

Otro factor relevante a la hora de analizar la inclusión financiera son los recursos estructurales con los que cuenta el país. Los teléfonos celulares toman un rol importantísimo en materia de inclusión. A partir de los nuevos medios de pago digitales y la posibilidad de realizar transferencias desde el celular, es importante conocer las condiciones estructurales de Argentina para evaluar la capacidad de realizar avances en este aspecto. De esta forma, para desarrollar estos medios, se requiere contar con abastecimiento de electricidad, señal satelital o internet. Según el Banco Mundial, en  2016 la cobertura eléctrica alcanzaba al 100% de la población en Argentina11. En segundo lugar, la cobertura satelital medida a través de la cantidad de radiobases 4G alcanza a todo el país12. La región con mayor cantidad de radiobases es la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con 88, mientras que las provincias con menor cantidad son Santa Cruz y La Pampa con 24, informaba el ENACOM13. Con respecto al internet fijo, al tercer trimestre de 2018 el organismo recientemente mencionado informaba que cada 100 personas, 60 poseen acceso a internet fijo en su hogar. Finalmente, la tenencia de telefonía celular se presume en mayor número que la actual cantidad de habitantes incluyendo los menores de edad. En 2013 se experimentó la mayor cantidad de accesos a telefonía móvil, con 1,6 celulares por persona, número que fue disminuyendo, aunque siempre se mantuvo por encima de la unidad. Estos datos podrían ser un indicio de que las condiciones estructurales básicas para que se produzca un avance en materia de inclusión financiera se encuentran instaladas. Sin embargo, hay factores que podrían intervenir negativamente en la rápida masificación de los medios financieros. Uno de los principales inconvenientes que afronta la Argentina es su economía informal. Con el 34%14 del empleo bajo régimen informal, se presenta una limitante para avanzar en bancarización y digitalización financiera. Otro punto a tener en cuenta es la falta de educación financiera que presentan los ciudadanos. La encuesta realizada por el Banco Central previamente mencionada, concluyó que el puntaje de conocimiento financiero nacional (4,0) se encontraba por debajo del puntaje de referencia (entendiendo como un indicador alto aquel mayor a 5,0)15 - únicamente el 38% de la población presentaba un nivel de conocimiento alto-. Dicha puntuación fue baja en relación al nivel internacional, ocupando el lugar 31 entre 39 países relevados16. Desde el punto de vista de la oferta de productos, si bien actualmente el Mercado de Capitales se encuentra avanzando en distintas medidas, aún la profundidad financiera en Argentina17 es muy baja.

11Fuente: Banco Mundial, base de datos de Energía Sostenible para Todos (SE4ALL) del Marco de Seguimiento Mundial de SE4ALL liderado de forma conjunta por el Banco Mundial, la Agencia Internacional de la Energía y el Programa de Asistencia para la Gestión del Sector de Energía.

12Fuente: Ente Nacional de Comunicaciones

13Ente Nacional de Comunicaciones

14Fuente: Tasa de empleo no registrado al segundo trimestre de 2018. MTEySS - Dirección General de Estudios Macroeconómicos y Estadísticas Laborales, en base a EPH (INDEC).

15Se aplicó la metodología desarrollada por Atkinson, A. y F. Messy (2012). Measuring Financial Literacy: Results of the OECD / International Network on Financial Education (INFE) Pilot Study, OECD Working Papers on Finance, Insurance and Private Pensions, No. 15, OECD Publishing. También: OECD/INFE (2015), Toolkit to measure financial literacy and inclusion: Guidance, Core questionnaire and Supplementary Questions, OECD, Paris.

16Encuesta de medición de capacidades financieras en Argentina – Año 2017. Banco de Desarrollo de América Latina y B.C.R.A.

17Economic GPS – noviembre 2017. Tracking – “BCRA sigue firme en su política de tasas de interés” - PwC Argentina.

El grado de avance de la inclusión financiera permite monitorear el desarrollo de aquellos sectores que quedan relegados del sistema económico formal. Este proceso fomenta la igualdad de oportunidades, aumenta la capacidad de ahorro de los individuos proporcionándoles mayor estabilidad, disminuye costos transaccionales, permite la expansión de las PyMEs a través del apalancamiento, y reduce la economía informal, lo cual puede permitir repartir y reducir la carga fiscal de los contribuyentes actuales. Por todo lo expuesto anteriormente, entendemos que Argentina puede y debe continuar por este sendero hacia un desarrollo económico y financiero sostenido que permita reducir la pobreza, generar nuevos empleos y formalizar la actividad económica.

Contactanos

José María Segura

Socio, PwC Argentina

Tel: (54 11) 4850-4651

Leandro Romano

Director, PwC Argentina

Tel: (54 11) 4850-4651

Paula Lima

Consultor Master, PwC Argentina

Tel: (54 11) 4850-6713

Seguinos