Índice de Economías de Bajo Carbono: comparación dentro del G20

Brasil y la India han tomado la delantera en lo que se podría denominar la carrera “verde” entre las naciones del G20, según un nuevo análisis de PwC.

El Índice de Economías de Bajo Carbono de PwC evalúa los logros de los países del G20 desde el año 2000 con respecto al objetivo de reducir sus niveles de intensidad de carbono, que se define como la relación entre las emisiones de carbono y el PBI.

Además, analiza el camino que le falta recorrer a cada nación para cumplir con las metas del G20 de reducción de carbono para 2050. Globalmente, el mundo debe reducir el índice de intensidad de carbono en aproximadamente un 88% para 2050, si se espera limitar el cambio climático a un calentamiento no superior a 2°C.

Nuestro informe es una actualización del análisis efectuado en 2009, previo a la cumbre climática de las Naciones Unidas en Copenhague, y éstas son algunas de las principales conclusiones:

  • Se estima que, para 2050, es necesario que las emisiones globales anuales de todos los gases de efecto invernadero desciendan a niveles menores a 20Gt CO2e (gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente).
  • Muchas de las mayores economías del mundo se han mantenido en su trayectoria de carbono con el nivel usual en los negocios, a pesar de las metas ambiciosas y los compromisos de reducción anunciados en 2009.
  • La tasa promedio de descarbonización entre 2000 y 2008 fue de alrededor del 0,8%, pero en 2009, la intensidad de carbono descendió en un 0,7% aproximadamente.
  • El desafío de una descarbonización global anual hasta 2020 casi ha duplicado los valores necesarios, pasando de un 2% anual en 2000 a 3,8% anual para 2020. El objetivo es mantener las concentraciones de gases de efecto invernadero dentro de la meta de 450 partes por millón fijada por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).
  • Si nos basamos en las tendencias actuales de la intensidad de emisiones de carbono, el mundo ya habrá agotado en 2034 el presupuesto de carbono estimado para 50 años, 16 años antes de lo previsto.