Entre la ambición y la acción: los desafíos de la descarbonización a nivel mundial

Tres informes clave para tener en cuenta

La década del 2020 es reconocida a nivel mundial como clave para la acción climática y será fundamental para desacelerar la curva de emisiones lo suficientemente rápido como para limitar el calentamiento global a 1,5°C respecto de los niveles preindustriales, o a 2°C, tal como determinó el Acuerdo de París en sus orígenes, firmado en 2015. De acuerdo con el último Informe del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), publicado en el mes de agosto, a menos que las emisiones de gases de efecto invernadero (GEIs) se reduzcan de manera inmediata y a gran escala, limitar el calentamiento cerca de 1,5°C o incluso a 2°C será un objetivo inalcanzable.

El último reporte de “Riesgos Globales 2021” del World Economic Forum, permite observar una vez más la tendencia que se mantuvo durante los últimos años: las cuestiones asociadas al cambio climático, como el fracaso en la acción climática, eventos meteorológicos extremos, daños humanos y/o ambientales, pérdida de la biodiversidad y de recursos naturales, volvieron a ubicarse como protagónicas en el “top cinco” de los riesgos para las empresas, tanto en términos de probabilidad como de impacto.

En la misma línea, según da a conocer el Net Zero Economy Index 2020 de PwC, la tasa de descarbonización actual se encuentra muy por debajo de la esperada dentro de lo que se necesita para lograr el objetivo del Acuerdo de París: mientras que las tasas de descarbonización anuales necesarias para limitar el calentamiento a 2°C y 1,5°C se estiman en 7,7% y 11,7% respectivamente, sólo se alcanzó el 2,4% durante el año 2019.

Tasas de descarbonización observadas en los últimos años y tasas requeridas para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París. Fuente: Net Zero Economy Index PwC 2020.

"Los objetivos de descarbonización cuentan con el respaldo de compañías de primer nivel en todo el mundo, que han asumido compromisos públicos para el logro de reducciones de gases de efecto invernadero, y han emprendido y en muchos casos fortalecido el desarrollo de tecnologías limpias”

Belén ZermattenGerente de ESG & Sustainability de PwC Argentina

El futuro de la descarbonización

Según el IPCC, con cada “cuota” adicional de calentamiento global, los impactos serán mayores, y se esperan eventos extremos de mayor intensidad y frecuencia.

Asimismo, se prevé que los sumideros de carbono oceánicos y terrestres, componentes fundamentales para la absorción de este gas de efecto invernadero, disminuyan su eficacia para detener la acumulación de este gas en la atmósfera. Si disminuye la capacidad de absorción de los distintos medios, mayores serán los esfuerzos necesarios para la descarbonización.

El informe “Net Zero Economy Index” indica que dentro del G20, Alemania, Corea, Estados Unidos y el Reino Unido lograron las tasas más altas de reducción de emisiones en el último año, en relación con su crecimiento económico. Sin embargo, incluso estas tasas de descarbonización están muy por debajo de lo que se requiere para limitar el calentamiento a los niveles esperados, coincidiendo con el Informe del IPCC al mencionar que, en ciertas regiones, la influencia de la actividad humana en el clima provocó un aumento en los eventos meteorológicos extremos.

 Respecto a los efectos de la pandemia COVID-19, tanto el Informe de PwC como el IPCC coinciden en que la descarbonización desde la aparición del virus ocurrió en gran parte durante la primera mitad de 2020 por la disminución de la actividad económica cuando se profundizó a nivel global el aislamiento obligatorio; pero se ha observado un rápido repunte de las emisiones a medida que las economías y las sociedades comenzaron a retomar sus actividades.

Descarbonización: La situación argentina

Durante el año 2020, el país ha presentado su segunda NDC (Contribución Determinada a nivel Nacional), que incluye tres componentes principales:

Compromiso de limitar las emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero) en un 26% respecto de la primera NDC (2016).Compromiso de limitar las emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero) en un 26% respecto de la primera NDC (2016).

Presentar una estrategia de desarrollo con bajas emisiones a largo plazo, con el objetivo de alcanzar un desarrollo neutral en carbono hacia el año 2050.

Reafirmar el compromiso de trabajar en medidas de mitigación y adaptación al cambio climático, a partir de la elaboración de un Plan Nacional de Adaptación y Mitigación.

“Los sectores público y privado y la sociedad civil en su conjunto, debemos trabajar fuertemente y en forma coordinada para lograr las transformaciones requeridas para el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París. En este sentido, desde PwC trabajamos día a día junto a clientes, proveedores y colaboradores para medir y gestionar los impactos de nuestras actividades en el medio ambiente, comprometidos a reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% hacia 2030”

Diego LópezSocio de PwC Argentina

Referencias

1 https://www.ipcc.ch/

2 https://es.weforum.org/reports/the-global-risks-report-2021

Contactanos

Diego López

Socio, PwC Argentina

Tel: (54 11) 4850-6785

Belén Zermatten

Manager, PwC Argentina

Tel: (54 11) 4850-0000 Int. 6739

Seguinos y viví la experiencia PwC en las redes sociales